Un gol de Neymar da la Copa al PSG la noche que Mbappé enciende las alarmas

Un gol de Neymar al cuarto de hora desequilibró la final de la Copa de Francia ante el Saint Etienne (1-0) y propició el doblete para el París Saint Germain, en un duelo intenso y bronco del que salió lesionado Kylian Mbappe.

El primer partido de competición oficial tras la cancelación de la Ligue 1 supuso un nuevo título para el conjunto de Thomas Tuchel. El segundo del curso, a falta de la Copa de la Liga que jugará dentro de una semana contra el Lyon. Después, en agosto, llegará la Liga de Campeones, donde el campeón galo tiene puestas sus grandes ambiciones.

El choque quedó marcado por el gol de Neymar y por la lesión de Mbappé. Una acción brusca que dejó fuera del choque al delantero francés a la media hora del partido, con la final ya inclinada para los favoritos.

Antes de que el París Saint Germain encarrilara la conquista de su decimotercer título de Copa fue el Saint Etienne, que aspiraba a un séptimo trofeo de una competición que no gana desde 1977, el que estuvo a punto de marcar cuando a los cinco minutos Romain Hamouma mandó un tiro al poste.

Después llegó el gol. La acción llegó en una pared entre Mbappe y Di María que culminó el francés con un tiro que repelió el portero. Neymar, sin oposición, recogió el rechace y mandó la pelota a la red.

Fue la última acción significativa de Mbappe, que un cuarto de hora después se retiraba del terreno de juego tras sufrir una dura entrada de Loic Perrin.

Lejos de aprovechar el París Saint Germain la superioridad numérica por la expulsión por roja directa de Perrin, el choque no se desequilibró más. Los verdes mantuvieron el tipo y buscaron sus opciones.

Tras el descanso, Claude Puel intentó dar un golpe de mano a la situación con la entrada de Yvan Neyou Noupa, por Mahdi Camara y de Wahbi Khazi, que ocupó el lugar de Romain Hamouma.

Resistió el Saint Etienne ante las ocasiones de Di María, Neymar e Icardi. También Pablo Sarabia pudo marcar.

El equipo de Puel intentó alguna aproximación. Pero sin fe y sin peligro y la falta de tino del campeón evitó un marcador mayor pero no la conquista de un trofeo que el pasado año se le escapó.

Leave a Reply